Top Social

                             
22/2/17

¿Y dónde guardo mis coletas? (Vol.2)

estuches-coleteros-personalizados


Hola, Finuc@s!

Parece que vengo de una travesía por el desierto, agotaíta perdida, pero aquí estoy de nuevo para volver a compartir con vosotr@s cosas bonitas, regalos chulos, detalles creados con mucho mimo que van saliendo poco a poco del taller.  Por ejemplo, ése es el caso de estos estuches coletero que hoy protagonizan el post, llenos de ternura y muy femeninos, sobre todo porque han sido diseñados para dos niñas la mar de coquetas...



estuches-coleteros-personalizados


Si os digo la verdad, me ha costado dios y ayuda ponerme de nuevo delante de la página en blanco del post, y eso es algo que últimamente me viene pasando con bastante frecuencia, así que tenía yo ya un mosqueo... que para qué os cuento!  Pero todo tiene su explicación, y bien sencilla además, seguro que much@s me entenderéis:  "quien mucho abarca, poco aprieta", y yo, que soy de mucho abarcar (si no es con las manos, es con la cabeza, que siempre está ideando cosas y planes) pues me agobio enseguida, y empiezo a ver cómo la bola de nieve se me va haciendo cada vez más grande, y voy viendo que no llego, y va creciendo el estrés, y me va entrando el bloqueo, y... ¡nada!  Que se acabó, que hay que establecer prioridades, y para hacer las cosas medio mal es mejor no hacerlas.

Este consejo, que me sale muy bien cuando se lo tengo que dar a alguien, nunca me lo había aplicado para mí misma, hasta ahora, que he visto cómo se me venía todo encima y se me agriaba hasta el carácter.  Y me dije a mí misma: "Mimisma, echa el freno, concéntrate en hacer lo que urge y dosifica un poco, porque un día te va a dar un telele queriendo llegar a todas partes y no llegando a ningún lado."


estuches-coleteros-personalizados


Así que he tenido que aparcar varios temas: de un lado las redes sociales, que me quitan mucho tiempo (y yo no soy community manager ni ná de ná...), un poquito los posts del blog (aunque he estado trabajando en otras secciones) y me he concentrado en la costura, que parecerá mentira, pero en enero es flipante cómo se disparan los encargos.  Yo no sé para qué me empeño en hacer campañas de Navidad, como los centros comerciales, si a mí me funciona siempre mejor la cosa a partir de enero...  Tengo mochilas de guardería para enseñaros....buuuufffff, ni os podéis imaginar!  He estado preparando una despedida de soltera que eso va a ser lo más resalao del mundo mundial, a ver si cuando me lleguen las fotos de las chicas os las puedo enseñar como es debido.  Y luego están los regalos personalizados e imprevistos, como los bodys personalizados que visteis en el anterior post, y como estos estuches coletero que aparecen hoy por aquí, en rosa y en lila, con mucha flor, muy primaverales, que tengo yo un mono ya de primavera...

A veces los enseño por fuera y me preguntan "¿qué son?", porque no es un regalo muy común, de hecho la idea la saqué hace ya años de Pinterest, y con el tiempo la he ido adaptando y haciéndola a mi estilo, poniéndole un bolsillo con cremallera para las horquillas y demás, y con cintas de tela en las que se pueden colocar las gomas elásticas, los coleteros o las pinzas del pelo, e incluso, alguna vez, le pongo una tira para sujetar diademas.  El caso es que resulta bastante práctico para que las niñas tengan recogidos todos sus accesorios de pelo y para que las mamás (o los papás, que también les gusta hacer de peluqueros) no se vuelvan loc@s buscando algo con que sujetarle a la niña la coleta o el flequillo.


estuches-coleteros-personalizados


Pues nada, ya están enseñados, y ya está un poco explicado el retraso en las publicaciones.  Sonará un poco a excusa, ya lo sé, yo he sido siempre un poco "excusicas", pero esta vez es verdad: estoy preparando algo chulo para el que será el tercer aniversario del blog, que llega dentro de poco.  Tres años ya...y, a la vez, ¿tres años sólo?  Si parece que llevo en esto toda la vida!  Pues eso, que ando liada con ideas y proyectos que van viendo poco a poco la luz.  Así que, si, de pronto, véis cosas raras por aquí o por la tienda, es que ando "ordenando estanterías y cajas" y recolocando cosas para dejarlo todo más bonito y accesible.  Yo voy a intentar seguir apareciendo por aquí con normalidad, con todo lo normal que puedo yo llegar a ser, pero hasta que no ponga en orden todo este caos, tampoco puedo prometer mucho, que luego siempre "me pillan con el pan falto", como dice mi madre.

Por lo menos, ya he logrado lo principal, que era romper el hielo de nuevo y volver a sentarme a escribir con tranquilidad, y oyes, que ahora estoy agusto y no me iría, la verdad...  Ahora seguiría y seguiría, y os aburriría como las moscas, y no se trata de eso, así que, "como una retirada a tiempo es una victoria", me voy a ir marchando y a poner todo este entusiasmo en trabajar en todo lo que tengo entre bambalinas, porque sino tampoco lo puedo traer aquí.

Un millón de besos para tod@s, y muchísimas gracias por seguir acordándoos de mí (hay que ver qué buena memoria tenéis, no?).  Prometo volver por aquí pronto, a poder ser la semana que viene, como las niñas buenas.  Os quiero un montón!  Chao!


6 comentarios on "¿Y dónde guardo mis coletas? (Vol.2)"
  1. ¡Son muy bonitos Fina! ¡Y sobre todo la mar de apañados para que horquillas, gomas y diademas no anden sueltas por el cajón!
    Me alegra mucho leerte, cielo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes el lío que se organiza cada vez que hay que buscar las horquillas, jajajaja. Pues nada, solucionado! Yo también me alegro de tenerte por aquì. Muchas gracias y un beso grande!

      Eliminar
  2. ¡Cómo te entiendo, Fina! Es importante parar cuando estas cosas nos superan y amenazan incluso nuestra salud, con el estrés y los agobios. Yo también me he tomado un descanso y espero volver a recuperar ritmo el mes que viene... que ya está ahí mismo... Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chiquilla, es que no se puede estar a todo! Y nos creemos que sí y va a ser que no, jajajaja. Yo ya he tenido que decidir qué es lo más preciso y hacer un ránking de prioridades, y parece que empieza todo a normalizarse un poco. A ver cuánto me dura, jajajaja. Un beso grande, preciosa, y espero leerte pronto también!

      Eliminar
  3. Holaaa Fina! Me alegro que te enfrentaras a la hoja en blanco.¿A que una vez que coges ritmo ya no paras?jajaja ;) Pero te entiendo muy bien,yo estoy que no sé ni cómo sigo pa lante,jajaja,pero es como tú dices hay que priorizar,que los días siguen teniendo 24 horas aunque nos sepan a poco.
    De los coleteros qué decirte,me parecen puras monerías.Todo tan organizadito y con esos colores tan alegres,ayyy qué bonitos son,y cómo me hubiera gustao tener algo así en mis tiempos,jajaja.
    Qué gustazo ver como haces tuya cada prenda y cada encargo.Ya tengo ganas de ver esa pasarela de mochilas ;)
    Vuelve cuando puedas!!
    Un beso mu grande,amiga! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú tranquila, amiga, que yo voy volviendo, jajajaja, cuando los retales y los alfileres me van dejando, yo voy volviendo. Ya veo que me entiendes, menos mal, porque la que no anda a ocho manos, como los pulpos, no sabe lo que es querer atenderlo todo y hacerlo bien encima. Todavía no somos súperwoman, pero estamos haciendo un curso acelerado, verdad? Jajajaja. Mil gracias por los piropos, a mí también podía habérseme ocurrido antes esto de los coleteros y no hubiese perdido tantas horquillas...y casi, la cabeza! jajajaja. Un beso muy grande, preciosa!!

      Eliminar

Me haces muy feliz cuando comentas, pero no me dejes enlaces, que yo visitaré tu perfil. Qué me cuentas?

Custom Post Signature

Custom Post  Signature